martes, 2 de agosto de 2011

Otro amigo más

Y bueno, tengo dos niñas, así que 
me faltaba un amiguito más 
y...

 ¡acá está!




Este elefantito tristón o dormilón
 llegó para alegrar a mi princesa más chiquita. 
No le salió barato... 
¡le cobré 50 BESOS!


PARA DORMIR A UN ELEFANTE
Para dormir a un elefante
se necesita un chupete grande,
un sonajero de coco
y saber cantar un poco.

Para dormir, para dormir,
para dormir a un elefante... (bis)

Si se despierta de noche
sacarlo a pasear en coche,
si se despierta de madrugada
acomodarle bien la almohada...

Para dormir, para dormir,
para dormir a un elefante... (bis)
♥♥♥♥♥♥


2 comentarios:

MyA PAZ dijo...

Jajaja!! y yo que creía que era la única que cobraba en esa moneda!! me encanta, es la satisfacción más grande!!!

MIENTRAS TANTO... dijo...

Me pasa que cuando pinto un cuadro o maceta o tejo, si mis hijas no me dicen "que lindo" no me siento bien.
Es como un "aprobado"...
Que les guste a ellas algo que hago yo y que las inspire a hacer cosas a ellas... me llena el alma.
La primer maceta que pinte, mi hija más chiquita (que en esa época tenia 2 años) le dio un beso al dibujo... REGALO ENORME
Besotes corazona!

Publicar un comentario

 

Blog Template by YummyLolly.com